6 meses sin
interes
*Con tarjetas participantes
Entrega gratis en todas tus compras.

Actualmente estás en:

PREOCUPACIONES MÁS COMUNES EN LACTANCIA

PREOCUPACIONES MÁS COMUNES EN LACTANCIA

10 April, 2011

Para disfrutar sin complicaciones la inolvidable experiencia de amamantar a tu bebé, déjate de prisas y agobios. Y si eres primeriza, tranquila, aquí despejaras algunas dudas… Dar el pecho es algo totalmente ligado a nuestro instinto maternal, pero también es un arte que debemos aprender y que requiere entrenamiento y paciencia.

 

Madre e hijo deberán estar cómodamente instalados durante la toma, colocar al niño con la cabeza apoyada en nuestro brazo; colocar al bebé en una posición correcta es fundamental para evitar trastornos, como grietas, congestión de mamas, leche retenida etc.

GRIETAS Son más habituales que deseables, pero por fortuna también pasajeras. Normalmente, se producen hacia el principio de la lactancia, debidas a una posición incorrecta del bebé o una succión vigorosa pero ineficaz. Es importantísimo que sigamos dándole de mamar.

 

Algunas sugerencias: comprobemos que el niño está en una posición correcta, intentemos que éste no juguetee con el pezón o lo muerda, ofrezcámosle a menudo el pecho. Si esperamos que el pecho esté demasiado lleno, al bebé le resultará más difícil. Después de la toma, extenderemos unas gotas de nuestra misma leche por el pezón y dejaremos que el pecho se seque al aire libre unos minutos. Debemos limpiar los pezones y la areola con mucho cuidado antes y después de cada toma. Lo haremos con una gasa empapada en agua.

SUBIDA DE LA LECHE/EXCESO DE LECHE Entre los primeros dos o cuatro días después del nacimiento, la leche sube a los pechos y los podemos sentir demasiado hinchados y duros. Podemos mejorar la situación amamantando con regularidad al bebé, día y noche, cuando él nos lo pida y empezar alternando los pechos. Podríamos tener demasiada leche si el pequeño se salta una comida. Si fuera necesario, el exceso de leche se puede extraer con un sacaleches. Poco a poco, ya sabemos que el cuerpo aprenderá la cantidad que necesita y se regulará con facilidad.

PEZON OBSTRUIDO Ocasionalmente, uno de los conductos que lleva la leche al pezón se obstruye, formándose un bulto duro y doloroso en la superficie del pecho. Suele desaparecer con compresas calientes y suaves masajes en dirección a la areola antes de dar el pecho. Si no desaparece rápido, es conveniente que acudamos a un profesional.

MASTITIS Es la inflamación de la mama, la cual se pone dura, caliente, enrojecida y puede causar dolor, nauseas, cansancio y fiebre. La mastitis no necesariamente es una infección. No es preciso interrumpir la lactancia, pero debe de tratarse inmediatamente. En estos dos últimos casos ya sea obstrucción o mastitis, puede que nuestra dieta sea demasiada rica en grasas (embutidos, huevos, lácteos, aceites), pan y horneados, harina en general, o un exceso de sal. Estos alimentos tienen la energía extrema de contraer, tensar, estancar y cerrar. Si los tomamos en exceso durante el proceso de lactancia, podríamos generarnos estos padecimientos. Si surgieran estos problemas, les aconsejo seguir durante unos días una alimentación muy simple: con poco aceite, con sólo proteínas de origen vegetal como las leguminosas, y gran cantidad de verduras ligeramente cocidas, especialmente las depurativas como las de hojas verdes o rabanitos, a todo esto añadiremos la fruta cocida para relajarnos así como algunas infusiones depurativas como los tés. Pero tenemos que parar en cuanto los síntomas desaparecen ya que, en el proceso de lactancia, no queremos depurar, sino que queremos reservar todo el exceso y la riqueza de lo que comemos para generar una leche rica y que nutra al máximo a nuestro bebé.

CARENCIA DE LECHE Una de las causas principales de que tengamos carencia de leche es no descansar lo suficiente, queriendo continuar el mismo ritmo de vida anterior a que el bebé naciera. Crearemos un sistema en el que las madres podamos recibir ayuda en las labores de la casa, cocinar, cuidar a los otros hijos, etc. y con el que podamos descansar, comiendo razonablemente, disfrutando de este momento único y especial con nuestro bebé.

La falta de leche también puede estar causada por una condición demasiado tensa por estrés debido a una alimentación con exceso de carnes de origen animal, lácteos, huevos, harinas o demasiada sal. Si además de todas estas recomendaciones, seguimos sin producir leche, y el bebé tiene menos de seis meses, utilizaremos una leche maternizada de buena calidad. No podemos darle todavía cremas de cereales, ya que el sistema digestivo del pequeño aún no está preparado para ello, además de que no contienen los nutrientes que el recién nacido necesita. Si el bebé tiene ya cinco o seis meses, podemos empezar lentamente con los alimentos sólidos, siempre combinándolos con una leche maternizada durante algunas semanas más, hasta que éste pueda digerir correctamente las cremas de cereales y verduras.

 

LN. Luz María Sepúlveda Iñiguez

 

cel. 3312980565
correo [email protected]Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
consultas DIF tototlán sábados de 11 a 2 y 4 a 6

 

******************************* Esta sección de notas debe de ser incluida *************************** Guía para publicación: Permiso otorgado para publicar este articulo electrónicamente solo en publicaciones gratuitas, como websites (su impresión requiere permisos especiales) siempre y cuando esta nota sea incluida sin ninguna modificación. Todos los links contenidos en el artículo deben de estar activos.

Acerca del autor: LN. Luz María Sepúlveda Iñiguez es la autora del artículo PREOCUPACIONES MÁS COMUNES EN LACTANCIA, con un total de 2 páginas y 778 palabras.

Puede leer el artículo original en: www.bebetoto.com.mx

Leave a Reply