6 meses sin
interes
*Con tarjetas participantes
Entrega gratis en todas tus compras.

Actualmente estás en:

Alimentación materna al regreso al trabajo

Alimentación materna al regreso al trabajo

23 agosto, 2013

Actualmente en México, las mamás solo tenemos 45 días de incapacidad (malísima forma de expresarlo, por cierto) luego del nacimiento de nuestros peques.

45 días pasan velozmente y si tu bebé toma pecho materno exclusivamente y tu te ves en la encrucijada de regresar al trabajo y dejar a tu bebé sin las bondades de tu leche. Pero esto no debe ser así. Con paciencia y constancia, ambos pueden continuar con ese vínculo.

La clave es comenzar a extraerte leche y a almacenarla 2 semanas antes de retomar tu trabajo. La leche se puede conservar en el refrigerador por muchas semanas, así que nunca pienses que ya almacenaste "demasiada".

Al principio, extraerás poca leche (o a ti te lo parecerá) pero la cantidad irá aumentando con el paso de los días. Beber muchas agua y otro tipo de líquidos ayudará en la producción de leche.

La extracción

La extracción se puede llevar a cabo con tu mano o con un extractor de leche.

Con la mano

Necesitarás:

- Manos limpias. - Recipiente de boca ancha para recoger la leche, esterilizado. Puede ir directo al biberón. - Tranquilidad y privacidad.

Instrucciones

- Piensa en tu bebé. - Masaje tu pecho suavemente para aumentar el flujo de leche. - Sostén tu pecho con una mano y con la yema de los dedos de tu otra mano, acaricia suavemente tu pecho. El masaje debe ir desde el borde externo del pecho hacia el pezón. - Cuando te sientas relajada luego del masaje, coloca tu mano detrás de la areola y comienza a apretar suavemente. Debes aplicar presión sobre los sacos de leche que están debajo de la piel, en el borde de la areola. - Primero la leche goteará y luego saldrá un chorro que puede ser fino o abundante. Procurar mover la mano por todo el seno para extraer la leche de todos los conductos. - Por último, ten en cuenta que tu cerebro reconoce tu mano y producirá mas leche que con un extractor.

 

Extractores

Actualmente, en el mercado se encuentran muchos tipos de extractores. El extractor debe ser elegido y usado con cuidado. Dado contrario, podrías estar dañando el tejido de tu pecho. Hay tres tipos de extractores de leche:

 

De batería, que funcionan con bombas: muy fáciles de usar, pero pueden ser poco duraderos. Hacen menos ruido que las bombas eléctricas. Te liberan de la sensación de presión en los pechos.

 

Bombas eléctricas: algunas vienen con un sistema de bombeo doble, que es conveniente para la extracción de leche de ambos pechos al mismo tiempo. Y las hay de bombas pequeñas, que se pueden llevar fácilmente al trabajo y de viaje.

 

Manuales: sin pilas, ni baterías, ni electricidad, deben ser usados con mucho cuidado y empezar por el nivel de extracción más bajo e ir incrementándolo poco a poco.

 

 

Almacenamiento de la leche materna

Hay bolsas recolectoras que son hechas especialmente para almacenar la leche materna. Puedes usar bolsas pequeñas botellas desechables o de vidrio. Dependiendo de la rapidez con que piensas utilizar la leche extraída, puedes refrigerar o congelar. Atención! No utilices cualquier tipo de bolsa o envase.

 

Consejos

- La leche extraída puede ser almacenada durante diez horas a temperatura ambiente. La leche a temperatura ambiente después de haber pasado por una refrigeración o congelación deberá utilizada dentro de la media hora posterior de romper la cadena de frío. - La leche extraída puede ser refrigerada de cinco a siete días. - Se puede almacenar la leche recién extraída durante un máximo de seis meses en un congelador común. Asegúrate de guardarla en la parte más fría del congelador y más lejos de la puerta. - La leche que ya fue refrigerada y tiene menos de 48 horas, se puede congelar. Si se ha refrigerado por más de 48 horas, no debe ser congelada. - La congelación hace que la leche materna se expanda. Si la colocarás en botellas, llénala por debajo de los 2 centímetros del borde.

 

Procede de igual manera con las bolsas. Con éstas últimas, debes doblarle la parte superior y sujetarla con broche especial o cinta. - Todo contenedor deberá estar etiquetado con la hora y fecha en que se almacenó. - Si es mucha leche la que piensas almacenar, no uses un recipiente grande, usa varios de tamaño pequeño, dado que el bebé necesitará sólo pequeñas cantidades. Así reducirás al mínimo el desperdicio. - La leche materna puede variar de color. Puede tener color azuloso, amarillento o amarronado. - También es normal que la leche materna se separe; la parte grasa de la leche se va a la parte superior. Sacude la botella o la bolsa sellada y la grasa se mezclará con el resto de leche. - Si te vez en la obligación de transportar la leche materna almacenada para usar fuera de casa, ponla a enfriar hasta que la utilices. Una hielera con suficiente hielo facilitará el transporte. - La leche más vieja se debe utilizar siempre en primer lugar.

 

Descongelar la leche materna

- Utiliza un recipiente de agua caliente del grifo. Lo mejor es descongelar usando la cantidad mínima de calor, por ejemplo, agua tibia. - No utilices el microondas para descongelar, ya que destruye las vitaminas y las enzimas en la leche (y de cualquier otra comida). - El bebé solo puede tomar la leche descongelada, sólo cuando ésta se haya descongelado por completo. - Siempre prueba la leche antes de dársela. Si tiene olor o sabor amargo, no lo uses. - La leche que ha sido descongelada debe mantenerse en refrigeración y utilizarse dentro de las 24 horas.

Tu éxito dependerá de tu constancia al extraerte la leche.

 

Alimentando al bebé cuando no estás.

Tu bebé debe ser alimentado por su cuidador/a con alguna de estas 3 opciones:

- Con una cucharita suave - Con un vasito - Con un biberón que imite la forma de tu pecho

 

El éxito en esta última parte dependerá de la paciencia del cuidador para no simplemente abandonar al bebé con un biberón. Si no, estimularlo al dárselo, a través de arrullos, palabras suaves y contacto visual.

 

Inmediatamente regreses de tu jornada laboral, pega a tu bebé al pecho, para que no te extrañe y tu producción de leche no empiece a mermar paulatinamente.

 

Edith Viviana Gonzalez

 

******************************* Esta sección de notas debe de ser incluida *************************** Guía para publicación: Permiso otorgado para publicar este articulo electrónicamente solo en publicaciones gratuitas, como websites (su impresión requiere permisos especiales) siempre y cuando esta nota sea incluida sin ninguna modificación. Todos los links contenidos en el artículo deben de estar activos.

Acerca del autor: Edith Viviana Gonzalez  es la autora del artículo Alimentación materna al regreso al trabajo, con un total de 3 páginas y 1,044 palabras.

Puede leer el artículo original en: www.bebetoto.com.mx/alimentacion-materna-al-regreso-al-trabajo 

Deja un comentario