6 meses sin
interes
*Con tarjetas participantes
Entrega gratis en todas tus compras.

Actualmente estás en:

LACTANCIA MATERNA DE CALIDAD

LACTANCIA MATERNA DE CALIDAD

6 March, 2011

Descanso y alimentación natural son los mejores ingredientes para ofrecerle a nuestro bebé una leche materna de calidad. Tenemos que tener en cuenta que existen actores externos que contribuyen a nuestro estado emocional:

  •  Una nueva vida, una nueva situación.
  •  Noches sin dormir.
  •  Más trabajo.
  •  No descansar lo necesario.
  •  Hay nuevas madres que desean continuar con su vida habitual anterior además de tener la responsabilidad de amamantar al bebé.

 

 

Todos estos factores contribuyen a que tengamos síntomas como: tensón a todos los niveles, debilidad, cansancio; puede que incluso depresión, agresividad, cambios muy bruscos de humor. Si entendemos el proceso de la lactancia de forma energética, podremos disfrutar mucho más de ella sin sentirnos culpables, y regalarnos estos pocos y preciados meses para darle a nuestro hijo el mejor regalo que podría recibir. Para generar una buena calidad de leche, el primer factor a tener en cuenta es el descanso. El segundo factor es una buena calidad de alimentación natural. Todo lo que comamos repercutirá directamente en el comportamiento y estado general de nuestro pequeño. Es muy normal sentirnos con más hambre durante el periodo de la lactancia, especialmente durante las primeras semanas. Nuestro cuerpo físico acaba de experimentar un cambio drástico y extremo, y además está produciendo constantemente leche, sin contar además con el estrés de las noches en vela, etc. Debemos incrementar la cantidad de comida y la frecuencia en tomarla, sin sentirnos culpables, ya que el desgaste es mucho. Muchas madres continúan con su anterior forma (previa al embarazo) de alimentarse:

 

  •   Desean perder peso. El periodo de la lactancia no es el momento para ello, repercutirá directamente en la calidad de la leche.
  •   Por desconocimiento, no escuchan las necesidades del cuerpo físico.
  •   Se sienten vacías y sin energía. Lo equilibran a todas horas con colaciones (llenas de calorías vacías) que realmente no alimentan ni revitalizan pero sí engordan.

 

Y poco a poco, veremos cómo la calidad de la leche va decreciendo, ya que no existen reservas para poder crear las cualidades óptimas que la componen: carbohidratos, grasa y proteínas, minerales y sabor dulce.

Podemos observar fácilmente si la calidad de la leche satisface o no plenamente al bebe viendo su estado general: incremento de peso, satisfacción con espacios de tiempo más o menos regulares entre las mamadas, sueño placentero, digestión fácil. También podemos colocar una gotita de la leche materna en nuestra mano y ver su consistencia. Si esta es demasiado liquida o ligera, significa que nuestra condición es débil, que no nos alimentamos bien; carencia de proteínas, grasas y aceites de buena calidad. Puede que estemos comiendo exceso frutas o ensaladas. Así que tenemos que incrementar las proteínas en cada comida. Si la leche no posee la adecuada proteína, carbohidratos y grasas de buena calidad, el bebe no estará satisfecho. Tendrá carencia nutritiva, deseando mamar con mayor frecuencia y llorando más a menudo. Por el contrario, cuando la condición de la leche es demasiado espesa, solida, amarillenta, con olor fuerte, significa que estamos comiendo exceso de grasas saturadas (carnes, quesos, embutidos…). Esto tampoco ayudara a que tengamos una buena calidad de leche, ya que existe un exceso. Esta situación nos genera una tendencia a estar tensas, muy cansadas pero sin capacidad de relajarnos, irritables y con emociones fuertes extremas, afectando así el estado energético general de nuestro bebe. Este llorara con irritabilidad, sin poderse relajar ni dormir. Se despertara con más tendencia a gritar y también deseara comer más a menudo, no por carencia de alimentos que lo nutran, sino por carencia de energía que lo relaje. ALIMENTOS A TOMAR El periodo de la lactancia es el mejor momento para aprender los efectos energéticos de los alimentos, ya que todo lo que las madres comamos repercutirá directamente en el comportamiento y estado general de nuestro hijo. Asi, en la lista debemos incluir: Cereales integrales. Fundamentales para producir una buena calidad de leche (arroz, avena, cebada). Pescado. Recomiendo tomarlo a la hora de la comida de mediodía, cocinado de forma ligera; plancha, vapor, en sopa, o estofado. Proteína vegetal. Leguminosas cocinadas de forma nutritiva con llama media/baja para así facilitar su asimilación y digestión. Verduras del mar. Éstas aportarán los minerales indispensables para reforzarnos y para crear una leche materna de excelente calidad (algas). Verduras de tierra. Es importante consumir una amplia variedad de verduras, pero lo principal es saberlas cocinar. Incremento de grasa. En forma de aceite vegetal, semillas y frutos secos ligeramente tostados, mantequillas de semillas o de frutos secos. Postres. No es necesario utilizar azucares, podemos emplear toda clase de frutas locales y de estación cocinadas en forma de puré, al vapor, combinadas con frutas secas., etc. ALIMENTOS A EVITAR Les recomiendo evitar o reducir alimentos que ocasionan efectos energéticos extremos: Grasas saturadas: carnes rojas, aves, mariscos y lácteos en general. Azucares rápidos: azúcar blanco, azúcar moreno, chocolate, miel, fructosa, endulzantes artificiales, sirope de arce, pastelería, etc. Estimulantes: café, té, bebidas gaseosas azucaradas, alcohol. Vinagres y especies fuertes. Alimentos con ingredientes artificiales: aditivos, salsas, colorantes… Verduras que producen gases y flatulencias: especialmente cuando se comen crudas o poco cocinadas; coles, brócoli, coliflor o cebollas. Alimentos con gustos fuertes; ajo, especias, cebollas crudas… pueden que den mal sabor a la leche y nuestro bebe podría llegar incluso a rechazarla. Exceso de sal en las comidas. FACTORES A TENER EN CUENTA

Descansar todo lo posible Crear un circulo de ayuda exterior, para poder dedicarnos al bebe todo lo posible. Comer con frecuencia, para poder seguir la producción de leche con regularidad y sin altibajos. Hacer varios desayunos, incluso durante la noche cuando demos el pecho a nuestro pequeño. Nos sentiremos atraídas por:

 

  • Consistencias mas cremosas y dulces
  • Necesidad de mayor cantidad de glucosa y carbohidratos.
  • Beber más líquidos
  • Necesidad de mas proteínas
  • Ansiedad de más aceite, grasas, frutos secos, etc.

 

LN. Luz María Sepúlveda Iñiguez

 

cel. 3312980565
correo luzsey@hotmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
consultas DIF tototlán sábados de 11 a 2 y 4 a 6

 

******************************* Esta sección de notas debe de ser incluida *************************** Guía para publicación: Permiso otorgado para publicar este articulo electrónicamente solo en publicaciones gratuitas, como websites (su impresión requiere permisos especiales) siempre y cuando esta nota sea incluida sin ninguna modificación. Todos los links contenidos en el artículo deben de estar activos.

Acerca del autor: LN. Luz María Sepúlveda Iñiguez es la autora del artículo LACTANCIA MATERNA DE CALIDAD, con un total de 3 páginas y 975 palabras.

Puede leer el artículo original en: www.bebetoto.com.mx

Leave a Reply